Una sopa de verduras deliciosa que te sorprenderá

Llena de nutrientes y súper Detox

Acompañada de garbanzos crujientes

Esta receta de sopa de verduras Tailandesa está llena de deliciosos sabores de Asia, y por supuesto, de verduras como boniatos, zanahorias, cúrcuma, jengibre y el delicioso toque de cilantro – lo que sí, lo prometo que te va a sorprender los sabrosos sabores de Tailandia.

Esta sopa es muy simple de preparar. Sólo tienes que añadir todo a una olla y cocinar a fuego lento. Un toque de jengibre y cúrcuma, un poco de leche de coco, lunas gotas de lima y sólo una pequeña cantidad de especias hace que se convierta en una sopa equilibrada en sabores. Todos mis sabores favoritos en una receta !!

sopa-de-verduras-tailandesa

sopa-de-verduras-tailandesa

Repleta de antioxidantes muy adaptada a nuestras costumbres, “Sopa de verduras Tailandesa” con crujiente de garbanzos es una sopa ideal para esos días que no quieres cocinar mucho.

Y los garbanzos! Sorprendentes! Esta mezcla de azúcar, de canela y especias los convierten en un snak irresistiblemente crujientes. Yo, literalmente, podía picar estos garbanzos durante todo el día. Son como una patata frita súper saludable, pero con canela.

La gastronomía Tailandesa se caracteriza por su mezcla equilibrada de sabores ácidos salados, dulces y picantes. Aunque normalmente suelen llevar en sus recetas arroz, en este caso solamente la he preparado de verduras con una consistencia espesa y que llena de sabores.

En este punto de Asia adoran las hierbas y usan muchos condimentos. Aunque suelen usar bastante la salsa de pescado o de ostras para condimentar no los he incluido y los he sustituido por caldo de verduras Aneto. Me gusta mucho por su calidad y la forma natural que tiene es marca de prepararlo que me da mucha confianza.

En esta receta uno de los ingredientes principales es la cúrcuma, vamos a conocer un poquito de sus propiedades y usos.

sopa-de-verduras-tailandesa

La Cúrcuma

Es una planta que utiliza tanto en la cocina como para ayudar a nuestra salud. Se utiliza desde hace mucho tiempo por sus grandes propiedades. Esta gran especia que viene de Oriente principalmente se usa en la mezcla del curry de ahí que es  muy conocida se la denomina “La reina de las especias “..

Su color amarillo vivo y su sentido sabor resulta familiar para los amantes de la comida hindú.

Contiene destacada cantidad de vitamina C, E y K. También contiene sodio, potasio, calcio, cobre, hierro, magnesio y zinc

Su principal principio activo es la  curcumina:

Sus principales propiedades son antioxidante, antiinflamatoria, antiviral, antibacteriana, antifúnguca y anticancerígena.

Es un gran regenerador de la célula hepática. Es un gran tónico biliar y protector hepático.

Tiene propiedades colagogas y coleréticas que favorecen la secreción de bilis. Mejora la digestión de las grasas.

Disminuye los niveles de colesterol, inhibe la formación de cuágulos en la sangre.

Es anticancerígena en lo que respecta a problemas en la piel e muy buena para tratar muchos afecciones, entre ellas la psoriasis e infecciones por hongos, o por ejemplo el pie de atleta. Cuando se aplica sobre la piel exponiéndola a la luz del sol, se potencia fuertemente su propiedad antibacteriana.

Parece ser que consumirla en nuestra dieta nos ayuda a disminuir el dolor y la rigidez de pacientes con osteoartritis de rodilla.

Destaca por aumentar los niveles de antioxidantes naturales del organismo como el glutatión.

Su uso es muy bien aplicado en caso de dispepsia y hiposecretora, hepatitis, flatulencia, diarreas, espasmos gastrointestinales, hiperlipidemias, y para prevenir la arterosclerosis o tromboembolia.

En la medicina china se usa para la depresión con muy buenos resultados. Se debe a estimula el sistema nervioso y inmunológico. Atenúa las consecuencias del estrés aumentando la serotonina.

Perfecto para una cena por la noche ¿no te parece?

Sopa de verduras Tailandesa con crujiente Garbanzos

 tiempo de preparación: 20 MINUTOS

tiempo de cocción: 40 MINUTOS

tiempo total: 1 HORA rendimiento

Para 4 Personas

Ingredientes

Para la sopa

1 boniato mediano, cortado en rodajas (aproximadamente 3 tazas)

1 zanahoria mediana

300 ml de leche de coco sin azúcar

1 pimiento rojo freco, sin semillas en finas rodajas (puede usar un jalapeño si es necesario)

1/2 cebollas roja, picadas

3  tazas de caldo de verduras

1 manojo brocoli mediano sin tallo

1/2 taza de cilantro fresco, picado

Arilos de 1/2 granada

1/2 ramade apio

2 dientes de ajo en láminas

jengibre fresco de 1 pulgada, rallado

un rizoma de cúrcuma rallado

1 lima

75 ml aceite de semillas  o de oliva AOVE (es orientativo, va a gusto)

Opcional : 1 cucharada de mantequilla de maní cremosa redondeado

Para los Garbanzos crujientes

200 gr de garbanzos, escurridos y enjuagados

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de canela

1 cucharadita de curry amarillo

1 cucharadita de azúcar morena 

1 cucharadita de pimentón

sal + pimienta, al gusto

Instrucciones

Calentar una olla grande a fuego medio y añadir el aceite. Una vez caliente a una temperatura media, que no llegue a humear, añadir el ajo, el jengibre, la cúrcuma, la mitad de el pimiento la pimienta y la cebolla. Añade la mitad de los boniatos y las zanahorias. Agregue el cilantro y cocine 15 minutos o hasta que estén blandos a fuego lento.

Poco a poco agregue el caldo  de verduras. Llevar la sopa a ebullición y cocine a fuego lento 15-20 minutos o hasta que las verduras estén tiernas al probar con un tenedor. Añadir alrededor de la mitad a 3/4 de la sopa a una licuadora o procesador de alimentos y mezcle hasta que esté completamente lisa. Devolver la sopa a la olla.

Añadir la leche de coco, revolviendo para que se integre todo bien. Agregue el brócoli, luego el resto de el boniato en rodajas junto a las zanahorias y pimiento restante, cocinar hasta que estén tiernos, unos 8-10 minutos.

Una vez que el brócoli esté tierno, retirarlo del fuego. Sirva la sopa en cuencos. Cubra con garbanzos crujientes (receta a continuación) y arilos de granada. ¡ A COMER!

Instrucciones para Crujientes de”Garbanzos al horno”

Precalentar el horno a 180 grados.

Difundir los garbanzos en un trapo de cocina o papel y sequelos por completo. Añadir los garbanzos a una bandeja para hornear y mezcle con la del aceite de oliva, canela, azúcar moreno, sal + pimienta y el pimentón. Revuelva bien para cubrir uniformemente. Hornear durante 20 minutos y luego revuelva los garbanzos y  asar otros 20 minutos o hasta que los garbanzos estén dorados y crujientes. Retirar del horno y servir caliente encima de la sopa. Guarde las sobras para picar más tarde!

Quinoa con verduras y huevo poché

Autora Andrea Carucci

Hola, soy Andrea Carucci bienvenidos a mi blog Jazmín y Canela un lugar dónde comparto mi pasión por la gastronomía, la fotografía culinaria, las mejores recetas y el día a día gastronómico. Me encanta viajar, conocer nuevos rincones llenos de secretos culinarios y descubrir las últimas tendencias de la gastronomía Un blog de experiencias, nutrición y buenas artes. Diviértete cocinando con recetas fáciles y con consejos y trucos interesantes. Cómo descubrir una cocina fácil y nutritiva. Comiendo belleza y salud. ATENCIÓN: Este es una bitácora divertida para aprender cocina, nutrición y estilo de vida. Espero que disfrutéis de este espacio Leer Más...

Más entradas de Andrea Carucci

Deja tu comentario